domingo, 28 de junio de 2009

Mi alimento es hacer Su voluntad


Aquí estoy de nuevo. He pensado: seguro que a alguien le alegro un poco el lunes por la mañana leyendo algo que no sean cosas de trabajo o el Marca...

Tampoco tengo cosas especialmente divertidas. Como siempre, hay noticias buenas y no tan buenas. Eso sí, no como en los telediarios, que son todas deprimentes.

Para mí la mejor noticia es que cada vez entiendo y hablo más alemán. Eso no quiere decir que pueda entablar grandes conversaciones, claro. Mi vocabulario sigue siendo muy cortito. Pero si el que tengo enfrente tiene paciencia, ganas de que le entienda y no habla dialecto, normalmente me entero y puedo contestar.
El otro día salimos por las casas, dando razón de nuestra fe, y me lancé a dar mi experiencia en alemán. ¡Cómo sudé! Con la primera señora no tuve mucho éxito; ni siquiera me enteré de que me había dicho que no tenía tiempo y que me iba a cerrar en las narices (me lo tuvo que soplar mi compañero de fatigas). La segunda mujer era protestante. Me escuchó pacientemente. Pero no tenía muy claro a qué veníamos, si queríamos dinero o qué. Cuando le dije que sólo queríamos traerle la buena noticia del amor de Cristo, se relajó y me dejó balbucear un rato. Repito: sudé como un cochino...

Con el trabajo sigo igual, es decir, buscando. No es fácil, nada fácil, sin tener cierto dominio del idioma. A través de la oficina de empleo estoy yendo a una consultora que me están ayudando a poner en forma el currículum, la carta de presentación, etc. Aquí todo tiene su formato, su estilo. Con la oficina de empleo me ayudó mi vecino. La verdad es que el muchacho se ha portado fenomenal. Nos entendemos en inglés (su alemán es sencillamente indescifrable, porque es dialecto cerrado). Así que él me sirvió de intérprete en mi primera visita, me ha ayudado a rellenar mil papelotes, ha telefoneado por mí... Vamos, que un ángel.

En cuanto a la pequeña "crisis" que comentaba en la última entrada del blog, seguimos igual, con muchos altibajos. Son muchas las causas de esta crisis. A los temas que ya vienen de antes, temas económicos como el no tener trabajo, lo cara que es la vida aquí..., se nos ha añadido que no les dejan repetir a los mayores en el insituto. En principio no había problema para que repitieran curso, pero hace unas semanas nos pegaron el estacazo diciéndonos que no era posible. Así que estamos viendo si es posible que les puedan aceptar en otro instituto de nivel algo inferior. El martes tenemos una entrevista con el director para que le demuestren que entienden y saben hablar. Así que, por favor, si os acordáis, incluidnos ese día en vuestras oraciones de una forma especial.
Pero la cuestión ya no es el tema económico, o el colegio, o que tengan o no amigos, o... El motivo para que estemos en lucha estos días es porque no tenemos claro (al menos yo) si todo esto son pruebas que el Señor nos va poniendo para ver lo que hay en nuestro corazón (nuestra fe, en una palabra) o si son señales que nos va poniendo el Señor para decirnos que la misión ha terminado. Y os puedo asegurar que es una lucha sin cuartel. Porque en nuestro corazón está hacer la voluntad de Dios. Y queremos hacerla donde sea: aquí o en España. Es decir, que no se trata de emperrarnos en permanecer aquí o empeñarnos en volver. Como me decía el otro día un hermano, el Señor habla muy claro. Pues bien, en eso estamos, esperando a que el Señor hable. Decía el responsable de la evangelización en este país cuando le contaba todo esto: "vamos a esperar; lo que pase es palabra de Dios". Esa paciencia es la que neceistamos. Y fe. Fe para creernos que lo que el Señor tenga preparado para nosotros será con mucho lo mejor. Fe en que Él va a allanar los caminos para que podamos hacer su voluntad. Lo más importante es que aquí o allí, estemos de misión. Eso quiere decir vivir el hoy con alegría, como un regalo, sostenidos material y espiritualmente por el Señor, vivir libres de ataduras, de miedos, de afectos, de esclavitudes que no nos dejen decirle .

Una vez más, por favor rezad por nosotros. Lo necesitamos.

Por cierto, cuelgo una foto de Juan, que el otro día participó con el coro del insituto en un concierto. Nos dejó alucinados porque tenía un solo y no nos había dicho nada más que "sí, en una canto y los demás me siguen". Por la foto se puede ver que el coro está un poco flojo en alguna de las cuerdas...

3 comentarios:

jesús dijo...

Hola hermanitos.
Nos alegramos muchísimo de vuestras noticias, ayer hablando con los papis (que por cierto, a papá le operan el día 16 de una hernia inguinal) nos comentaron que veníais el dia veintitantos, ojalá coincidamos aunque dado que nuestra partida a Jerusalem (a la terrestre, espero) es el día 25 de Julio, lo veo un poco dificil.
¡Ánimo, no desfallezcais! Está clarísimo que el Señor os sostiene porque humanamente es imposible "caminar por encima de las aguas" como los estáis haciendo la familia en pleno. Es un milagro patente. Y que veáis la mano del Padre bueno detrás de todos los acontecimientos, también lo es. El Señor sabe lo que tiene preparado para vosotros, personalmente veo que, el misterio de la Elección os ha llevado a tierra de misión, llena de aullidos, en la que los gemidos inefables del Espíritu tienen que resonar.
Fijaros en nuestra parroquia, la eucaristía de acogida de los nuevos hermanos (La sexta comunidad ya son 30 hermanos) el pasado sábado fue impresionante, no cabíamos en el templo (esto tradicionalmente sólo sucede en comuniones y confirmaciones), ya somos más de 200 hermanos y el Señor nos llama a renovar totalmente la parroquia y el barrio, a ser luz, sal y fermento, a morir allá donde la Iglesia, viendo la voluntad y la acción de Dios, nos ha puesto a cada uno. Dices sabiamente, es verdad, lo importante es estar en misión, por eso, ¡ánimo! no es por casualidad que los caminos se allanaran para que pudieras estar en Alemania.

Bueno, espero que tengáis felices días hasta vuestra visita a Madrid, os deseo un buen viaje.

¡LA PAZ!

Juan-ba dijo...

Hola! Todos en la familia y en la comunidad estámos rezando mucho por vosotros; así que nos os preocupéis porque el Señor no apartará su mano de vosotros. Me hubiera gustado escuchar a Juan, nunca le he oído cantar XD. Un abrazo.

CRIS dijo...

Bueno chicos, hay que animarse...pronto venís a España a recargar pilas. Por la oración, no os preocupéis, que ahí estamos todos.

Sobre la misión, yo creo que cuando sea el tiempo de regresar, lo sabréis claramente, las dificultades forman parte del día a día, no creo que sean señales de nada, que no os engañe el Demonio con eso...

Si el Señor os ha hablado en los momentos claves al corazón, lo hará igual.

Un abrazo para todos...si puedo, un día de estos os mando un correíto, ya me voy de baja laboral y no sé cómo voy a tener el tema de la informática en casa...

La Paz

Cris