jueves, 14 de agosto de 2008

Una de milagros (I)

Por fin vuelvo a estar al otro lado de la Internette... Y es que entre unas cosas y otras no he tenido ni tiempo ni oportunidad: las mañanas ocupadas con papeleos (y como dice nuestro hermano en la fe Luciano, cazos de mierda, uno tras otro... ya hablaré de ello en otro momento); y por las tardes el ordenador parece el mercado: hay que coger número y, como te descuides, se te pasa el turno ;-) Y es que tenemos al pobre Juan ávido por hablar y chatear con su novia. Y los que todavía recordamos esos tiempos de "todo el tiempo del mundo me sabe a poco", entendemos que es una necesidad como el comer o el dormir. Además desde hace unos días el ordenador me está dando serios problemas (¡el ordenador nuevo!!!!). De hecho estoy con el Vista funcionando en modo seguro, que es la única forma de que me aguante vivo. Aún no sé si es un virus, si el disco duro está defectuoso o si "la caló" de Alemania le sienta mal al bicho. En fin, en cuanto pueda le reinstalo el Vista, formateo el disco duro y empezamos de cero.

Pero bueno, no es de esto de lo que quería hablar, sino de algunos de los milagros de los que ya hemos sido testigos en la misión. Esta es la razón principal de este blog: compartir las maravillas que el Señor está haciendo con nosotros.

Creo que no he contado en el blog cómo fue mi salida de Ericsson (aunque muchos ya lo sabeis porque os lo he contado de viva voz o porque lo vivisteis en primera persona). Poco antes de saber que iríamos a Porto San Giorgio, a la convivencia de familias, Ericsson ofreció a parte de la empresa un plan de bajas incentivadas para reducir plantilla (ya se sabe que los fijos cobramos una pasta, mientras que a las subcontratas les pagan cuatro perras). El caso es que ese plan en principio no incluía I+D (que es donde trabajaba yo). Y sólo podría entrar en dicho plan si alguien de la otra parte de la empresa quería venir a cubir mi puesto. Pues bien, llegada la fecha tope se me notificó que no entraba en el plan. Para entonces yo ya tenía destino, con lo cual me iba a ir de la empresa me dieran o no dinero. Por lo que parecía me iba a ir con las manos vacías. Entonces apareció la mano poderosa del Señor, que movió corazones y hasta los cimientos de la empresa, de modo que de la nada lo sacó todo: sin que se cumplieran los requisitos para que se me concediera la baja incentibada, no obstante me la daban. Este dinero me ha servido para liquidar mis deudas en España; como dice el poema de Tagore: "están rotas mis ataduras, pagadas mis deudas, mis puertas de par en par, me voy a todas partes... Ya mi espada está forjada, tengo puesta mi aramadura, ya mi caballo se impacienta y yo ganaré mi reino". Y ese dinero es el que de momento está sirviendo para sustentar nuestra misión. El Señor da y derrocha. Esa es nuestra experiencia.

Pero aún hay mucho más que contar, más milagros, más maravillas. Pero eso es para la próxima. Que Dios os bendiga a todos los que estais ahí. Y gracias por vuestros comentarios de ánimo para el blog. Me alegro de que os guste. En cuanto os enganche un poco más pongo un número de cuenta para aceptar donativos :-D

Por cierto, incluyo una foto de la casa para ir abriendo boca. Es la cocina. Como el resto de la casa, es todo IKEA... estoy entusiasmado...


3 comentarios:

jesús dijo...

La Paz hermanitos.

Nos alegra ver cómo el Señor está bendiciendo la misión, rezad por nosotros como nosotros por vosotros cada día.
No se si se publicará este comentario, porque lo del nombre de usuario y contraseña no se de dónde sacarlo, si no, lo copio y te lo paso por e-mail.

Mamá me dió vuestros teléfonos, que por cierto, parecían de chiste, pues no se acababan munca, o sea, que cualquier día os estamos llamando.

Pues nada, por nuestra parte acabando las vacaciones (aunque yo particularmente ya me he reincorporado al trabajo) en la playa y con las pilas recargadas.

Un besazo y la Paz para todos.
Jesús y Mila.

Agustín , Maite e hijos dijo...

La paz de xto. Buenaaasss...Seguimos con mucho interés las maravillas de Dios en vuestras vidas,nosotros tampoco nos podemos quejar,la peregrinación ha estado llena de detalles de amor del Señor,ya os contaremos.Os escribí un correo pero creo que lo envié a una dirección equivocada,ya nos diréis.Mamá está muy emotiva con las reacciones de Miriam,de José ante la misión.Por cierto la cocina muy chula.BESITOS de Maite,Agustín e hijos.

JESUS dijo...

Somos Jesús y Carmen y acabamos de regresar despues de pasar 7 dias en casa de Ester y Jose Ignacio, ha sido una bendición para nosotros compartir estos dias con ellos, ver los milagros que el Señor está haciendo dia tras dia con ellos y con sus hijos, ser testigos de que el Señor manda Angeles en nuestra vida y que abre puertas, es cierto que nos precede en Galilea, asi lo hemos experimentado nosotros.Gracias por dejarnos experimentar esto a vuestro lado y en Alemania, gracias por vuestra hospitalidad y gracias tambien a vuestros hijos que nos han hecho sentir tantas y tantas sensaciones buenas.
Seguiremos rezando por la misión en
Alemania y porque el Señor os siga concediendo la Paz que teneis y la gracia de su Espiritu Santo.
¡¡¡ Animo el Señor esta con vosotros en todo momento!!!!